Cómo cuidar tu cuerpo este otoño

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El verano es una época en la que disfrutamos con múltiples opciones de ocio, sin embargo, también solemos descuidar ciertos hábitos saludables. Esto incluye al cuidado de la piel, lo que supone para esta un factor negativo.

Nuestra piel se ve expuesta en mayor medida a agentes agresivos como los rayos UVA, aires acondicionados, cambios de ambiente, alteraciones en los hábitos de comidas y sueño, que hacen que nuestra piel se vea más apagada, seca y con un aspecto más rugoso.

Además, no siempre cuidamos y protegemos la piel como es debido, lo que aumenta el riesgo de aparición de pequeñas manchas y daños a lo largo del tiempo.

Cuando el verano acaba es importante prestar atención al cuidado de la piel para recuperar su luminosidad y vitalidad. Una opción que cuenta con muchas ventajas es la cosmética natural y ecológica.

Qué son los cosméticos naturales y ecológicos

La cosmética natural y ecológica es una nueva forma de entender la cosmética. Muchas veces surgen dudas sobre qué es realmente.

La cosmética natural tiene la particularidad de contar con un ingrediente vegetal como principio activo principal. Además, el hecho de que sea ecológica significa que todos sus ingredientes provienen de terrenos y cultivos ecológicos, es decir, no emplean el uso de productos sintéticos, pesticidas, etc.

Otras características de estos cosméticos son que no emplean ingredientes de origen animal, cuidan el medio ambiente durante el proceso de fabricación y los envases utilizados son reciclables.

Ventajas de los cosméticos naturales y ecológicos

La piel absorbe todos los productos que aplicamos sobre ella, por lo que hay que tener cuidado y fijarnos atentamente en los ingredientes de los productos que compramos, ya que pueden provocarnos consecuencias negativas a largo plazo.

El empleo de materiales naturales cuenta con muchas ventajas, entre las que podemos destacar:

  • Eliminación de las posibles consecuencias secundarias debido a los componentes químicos.
  • La mejor absorción del producto gracias al empleo de ingredientes naturales. 
  • Se adaptan a todo tipo de pieles.
  • Relación calidad-precio, dado que duran más tiempo que los convencionales. Con pequeñas cantidades de producto son visibles los resultados.

Con todas las ventajas de este tipo de cosmética y para ayudar a la piel en su proceso de recuperación tras el verano, existe un amplio abanico de cosméticos naturales y ecológicos, como los productos Weleda.

Cuidados de la piel en otoño

El cuidado de la piel incluye una buena alimentación. Es importante tener una hidratación adecuada, por lo que se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Asimismo, es positivo aumentar la ingesta de frutas y verduras, así como alimentos que contengan antioxidantes que mejoran la recuperación.

Es necesario combinar este cuidado interno con un cuidado externo. Cuidar nuestra piel externamente, pasa por llevar a cabo unos cuidados de cara y cuerpo.

Cuidado de Cara

Para el cuidado de la piel de nuestra cara, es necesario contar con una buena hidratación, aplicar exfoliantes y mascarillas, y utilizar protectores solares. Con el fin de asegurarnos un cuidado de calidad, tenemos al alcance diversas opciones. Para este fin, el mercado nos ofrece una gama de productos que nutren, hidratan y reparan nuestra piel.

Por ejemplo, líneas de productos de Granada, como los de Weleda, contienen ingredientes antioxidantes que no solo reparan la piel, sino que también combaten y retrasan el envejecimiento reduciendo las arrugas.

Cuidado de Cuerpo

Respecto al cuerpo, es asimismo importante prestarle atención y cuidados. Para ello, resulta beneficioso realizar duchas cortas de agua templada e hidratar la piel tras cada ducha, especialmente en zonas donde puede haber mayor deshidratación.

En este aspecto, también contamos en el mercado con cosméticos naturales y ecológicos para tu cuerpo, tales como geles de ducha y baño, aceites y leches corporales, y cremas para manos, pies y piernas, que reparan y cuidan nuestra piel.

Conclusión

Después de los daños que el verano ocasiona en nuestra piel, es importante prestar atención y llevar a cabo rituales de cuidado que aumenten su hidratación y reparación.

Para ello, contamos con cosméticos naturales y ecológicos que, gracias a sus ventajas, nos ofrecen una opción responsable con nuestra piel y el medio ambiente; productos que utilizan 100% ingredientes naturales y orgánicos de origen vegetal.

Todos los cosméticos naturales y ecológicos son extraídos de cultivos y campos donde las plantas son cuidadas y se respeta el ritmo de vida, recolectando cada planta cuando señala la naturaleza. Gracias a ello, ofrecen una gama de productos que cuidan, nutren y reafirman nuestra piel, a la vez que cuidan de nuestro planeta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario