Qué importante es cuidarse los pies para el deporte y la salud

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Los pies son indispensables para practicar cualquier deporte, pero seguramente casi nunca te has detenido a pensar en su bienestar. Correr, bailar, jugar al baloncesto o al fútbol, incluso nadar y hacer pesas requieren del uso de estos dos pilares sobre los que se erige nuestro cuerpo. Son el soporte que nos mantiene en equilibrio para realizar cualquier actividad, de ahí la necesidad de cuidarse los pies para evitar una lesión que nos impida continuar con el día a día.

¿Cómo cuidarse los pies?

Los huesos de los pies constituyen el 25% de la masa ósea de nuestro cuerpo, así como el 18% de las articulaciones y el 6% de los músculos. Un pie tiene 33 articulaciones, 26 huesos y más de 100 tendones, ligamentos y músculos y soporta el peso corporal y reciben el impacto de cualquier actividad física que se realice, por muy básica que sea, como caminar o simplemente estar de pie. No resulta raro que, con el esfuerzo y con tantos huesos, ligamentos, articulaciones, músculos y tendones, los pies terminen lesionándose eventualmente.

Cuidarse los pies parece una tarea que ha pasado a segundo plano. ¿Cuántas veces no se les presta la atención adecuada? ¿Cuántas veces no centramos más la atención en otras partes del cuerpo como las rodillas, por ejemplo? Es posible que muchas personas nunca lleguen a lesionarse un pie, afortunados. Los pies son los que más se desgastan cuando se hace deporte, como ya adelantábamos, frenan el impacto y reciben gran cantidad de presión. Tal vez después de la actividad física lo único que se sienta es un dolor de pies que, con una noche de reposo, se desvanecerá.

Calzado adecuado

Lo más importante para mantener sanos nuestros pies es escoger un calzado adecuado para la actividad deportiva que se realice. El no usar unas deportivas específicas puede acarrear gran cantidad de dolorosos problemas que, a la larga, si no se atienden, pueden evitar que vuelvas a practicar ejercicio con regularidad.

El calzado adecuado es fundamental para cuidarse los pies

¿Qué tipo de calzado debes comprar? Infórmate con un monitor de gimnasio o entrenador e incluso con el vendedor de la tienda deportiva. Ellos son personal capacitado que podrá orientarte sobre el tipo de deportivas que debes adquirir para realizar una actividad específica. Que tengan tracción o una suela de impacto, por ejemplo, son solo algunas de las características del calzado deportivo.

Algo que sí deben de tener todos los zapatos para la actividad física, es suficiente espacio para mover el pie. Busca un zapato que tenga sitio de sobra para los dedos de los pies, que puedas moverlos, y que la parte del talón sea ancha.

Cuidarse los pies manteniéndolos limpios y secos

Parece un consejo de nuestras madres y abuelas, pero es toda una realidad: mantener los pies limpios y secos es la mejor manera de tener unos pies saludables. Y es que el cuidado de los pies empieza con una buena higiene. Lávalos con agua y jabón y asegúrate de secarlos por completo, incluso entre los dedos, que es donde más se acumulan los hongos. El mantenerlos secos, ayuda a reducir las infecciones por hongos; también deberás usar siempre medias limpias y secas.

Evita compartir calzado con amigos y familiares y, por ningún motivo, utilices el calzado de alquiler. ¿Te dejaste las zapatillas en casa, por error, y te ofrecen unas en el gimnasio? Considera no aceptarlas. Esto incrementa el riesgo de infecciones, así como ducharse en baños públicos totalmente descalzo. Te recomendamos también usar siempre zapatos, incluso en tu casa. El calzado ha sido creado para proteger los pies de golpes, pero también del polvo, los hongos y cualquier otra sustancia que pueda encontrarse en el suelo de tu hogar, por muy limpio que lo mantengas siempre.

Visita al podólogo

¿Cuántas personas no han ido nunca al podólogo? Simplemente no acuden porque nunca han tenido un dolor constante y profundo en algún pie. Eso no quiere decir que no debas acercarte al especialista de vez en cuando para que haga una revisión de los pies y te indique que están en perfecto estado. Y es que los problemas pueden presentarse no solo por una lesión al hacer la actividad o utilizar el calzado inadecuado, sino también por no pisar de forma correcta al hacer ejercicio. ¿Alguna vez te has detenido a pensar si tu pisada es la que debería ser?

Los pies reciben todo el impacto de la actividad física

Te invitamos también a que tú mismo te revises los pies en casa, por lo menos una vez por semana. Busca descamaciones (síntoma de pie de atleta) en las plantas de los pies y también entre los dedos. Asegúrate de no tener cortes, ampollas, hinchazón, enrojecimientos… esto puede evitarte problemas a futuro. Después de una jornada intensa de ejercicio, te invitamos a remojarlos en agua caliente con sal, un remedio de muchos deportistas.

¿Por qué es importante cuidarse los pies?

Una salud inadecuada de los pies puede traer graves consecuencias a largo plazo. Dentro de las principales lesiones encontramos, por ejemplo, la fascitis plantar o inflamación de la fascia plantar del pie. Esta es una banda gruesa de tejido que se encarga de unir el talón con los dedos. Se caracteriza por un dolor muy punzante cerca del talón.

La tendinitis de Aquiles es otro de los problemas que pueden surgir si no se cuidan los pies adecuadamente. Es una lesión muy frecuente en quienes hacen atletismo y practican carreras y saltos. La tendinitis ocurre cuando las fibras que conectan los músculos de la pantorrilla, que se insertan en la parte de atrás del calcáneo (uno de los huesos del pie) comienza a desgastarse.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario