¿Quieres dejar de fumar? Dile NO al tabaco y obtén todos estos beneficios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cada año, con motivo del Día Mundial sin Tabaco, numerosas instituciones llevan a cabo campañas de concienciación. Una de ellas, por ejemplo, hizo énfasis en el empaque genérico de los cigarrillos e intentó hacer menos atractivas las cajas colocando fotografías que mostraban el impacto del tabaco en la salud. Pero ¿realmente funcionan este tipo de campañas? Y lo más importante, ¿sirve de algo dejar de fumar?

¿Funcionan las campañas contra el tabaco?

Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo de España, entre el 2012 y el 2013 se llevó a cabo en Australia una campaña como la que comentábamos y se consiguió reducir el número de fumadores un 2,8%. La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, comprobó que en España este tipo de campañas funcionaron especialmente en adolescentes que tenían la intención de empezar a fumar y desistieron. Mientras tanto, en otros países como Brasil, Canadá, Singapur y Tailandia, gracias a las fotografías y mensajes que ha visto la población a diario, se generó una mayor sensibilización sobre los efectos dañinos del tabaco.

no al tabaco

A pesar de los resultados positivos de una campaña de estas características, solo 42 países ponen en práctica este tipo de advertencias gráficas, por lo que no se ha conseguido reducir el número de fumadores todo lo esperado. A esto se le suma que los medios de comunicación, que son los que tendrían un mayor impacto sobre la población, no llevan a cabo campañas contra el tabaco.

¿Ha habido progresos?

Muchos países, con el fin de reducir el número de fumadores y erradicar este vicio, han lanzado campañas muy potentes. En América, por ejemplo, muchos estados han ratificado su compromiso con el tabaquismo. Pero, además, cada vez son más los países que se convierten en espacios libres de humo en lo que a lugares públicos, lugares de trabajo cerrados y en cualquier transporte público se refiere.

Hay países que exigen el uso de advertencias sanitarias gráficas en, al menos, el 50% de superficies principales, otros han aumentado los impuestos del tabaco, los hay que han prohibido totalmente toda forma de publicidad, promoción o patrocinio y también hay que ofrecen ayuda para dejar de fumar a través de líneas telefónicas gratuitas o terapias de sustitución nicotínica con cobertura total de los costes.

Dejar el tabaco tiene beneficios

Tomar la decisión de dejar de fumar y conseguirlo no es fácil, pero puede resultar muy gratificante notar que mejoran las condiciones físicas, aumenta la concentración, se optimizan los procesos renales y hepáticos, se reducen las caries y se blanquean los dientes, mejora el aliento y se convierte en un ahorro económico importante.

Después de tres días sin fumar, la persona puede experimentar un mayor rendimiento físico. Si ya se supera la tercera semana, según los expertos y según varios estudios, se empezarán a percibir mejor los olores y los sabores. Y estos beneficios son solo el principio, porque se ha podido comprobar que la nicotina actúa en el cuerpo como una droga estimulante que dificulta el sueño. Esto crea en la persona una sensación de mayor concentración, pero en realidad con cada calada que se le da al cigarro, además de nicotina, se absorbe monóxido de carbono, que disminuye el aporte de oxígeno al cerebro y puede provocar que a medio o largo plazo haya dificultades para recordar ciertas cosas. Dejando de fumar, entonces,

mejora la memoria, la concentración y el descanso.

Otro de los aportes que se suman al cuerpo cuando se deja de fumar es la mejora del rendimiento sexual y la capacidad reproductiva. En el caso de los riñones y el hígado, que son los órganos encargados de eliminar las sustancias tóxicas o dañinas de la sangre, trabajan menos cuando se deja de fumar, por lo que no se deterioran tanto y sus vidas se alargan.

También se han detectado beneficios a nivel psicológico. A pesar de que al principio, a causa del síndrome de abstinencia, la persona puede sentirse más nerviosa, ansiosa e irritable, con el tiempo el estado de ánimo mejora.

no al tabaco

Seguir fumando tiene consecuencias

La OMS ha afirmado que hasta el 50% de los fumadores mueren por un problema de salud causado por el tabaco. Dicho de otra forma, más de 5 millones de fumadores mueren cada año y más de 600 000 personas no fumadoras mueren porque han estado expuestas al humo del tabaco de forma continua, lo que sumaría un total de casi 6 millones de personas. Este número podría llegar a los 8 millones en el 2030 si no se toman las medidas necesarias de forma inmediata.

El humo del tabaco tiene más de 4000 productos químicos y se sabe con total certeza que al menos 250 son nocivos y más de 50 provocan cáncer. Y este humo lo absorben tanto personas fumadoras como no fumadoras. Pero lo que es más alarmante es que más de un 40% de los niños del mundo están expuestos continuamente a este humo porque, como mínimo, uno de sus progenitores fuma. Una situación muy preocupante pero también reparable. ¡Solo hay que dejar el tabaco!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario