¿El alzhéimer se puede prevenir? Te lo contamos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando hablamos de una enfermedad, las personas en lo primero que piensan es en evitarla por todos los medios posibles. Sin embargo, no actúan, en muchas ocasiones, como deberían. Las razones son varias, como la pereza o la falta de conocimiento, entre otros factores. Una de las preguntas que más se hacen los científicos a día de hoy es si es posible trabajar para la prevención del alzhéimer o si, simplemente, esta enfermedad aparece por hechos concretos que no se pueden controlar. Quizá, como si ocurre con otro tipo de problemas, no se trata de corregir una alimentación o hacer más deporte, sino que hablamos de un mundo mucho más complicado en el que apenas podemos hacer nada. Resolvemos todas tus dudas a continuación.

La prevención del Alzhéimer, ¿es posible?

Hablar de la prevención del Alzhéimer es sumergirse en multitud de estudios que han desarrollado muchos científicos con el fin de ahorrar un gran sufrimiento a numerosas familias. Esto se debe a que no es una enfermedad que afecte exclusivamente a un individuo, sino que también toda la gente que tiene a su alrededor sufre las consecuencias de un mal muy cruel que en la mayoría de los casos avanza arrasando con todo lo que se encuentra.

Cuando hablamos del Alzhéimer nos estamos refiriendo a la causa más común de la demencia. El hecho de que sea una enfermedad neurodegenerativa significa que es progresiva y, sobre todo, a día de hoy, irreversible. A lo anterior se añade que se trata de la primera causa de discapacidad neurológica. Asimismo, en las sociedades modernas provoca grandes costes económicos y sociales. Según las últimas investigaciones, realizadas a partir de un informe elaborado por Alzheimer’s Disease International, el número de personas afectadas por demencia será superior a los 130 millones en el año 2050.

Ante tal grave problema, se está profundizando cada vez más en la prevención del Alzhéimer. Para adentrarse en este tema es indispensable centrarse en la aparición de esta enfermedad. Igualmente, es más que necesario apostar por unos hábitos de vida saludable que beneficien a la salud cerebral a medida que vaya pasando el tiempo.

alzheimer prevención

Estrategias de prevención del Alzhéimer

En los últimos años, la enfermedad del Alzhéimer se ha entendido de muchas maneras distintas. A día se hoy ya se es consciente de que el Alzhéimer se caracteriza por su larga duración y que los daños en el cerebro empiezan a darse incluso hasta veinte años antes de que comiencen a sufrirse los primeros síntomas. Por ello, muchas personas se han interesado en dedicar su carrera en crear estrategias de prevención del Alzhéimer. El objetivo es evidente: retrasar o, directamente, eliminar los síntomas que pueden darse en un futuro.

Como bien es conocido, a día de hoy no existe ningún tipo de medicación que funcione ante la enfermedad del Alzhéimer. Sin embargo, en marcha se encuentran diversos ensayos clínicos en el que muchos profesionales de la salud tienen una gran esperanza para transformar la realidad actual que existe ante esta enfermedad. Ahora, a los científicos no solo les importa encontrar un medicamento que ayude a las personas con Alzhéimer a sentirse bien, sino que también se centran directamente en prevenir esta afección. De esta forma, se conseguiría evitar un proceso difícil que en la actualidad afecta a multitud de familias, incluso a otros sectores que no saben cómo actuar ante este tipo de casos.

La prevención del Alzhéimer iría dirigida a personas con sintomatología muy leve o cognitivamente sanas. Estos profesionales son conscientes de la importancia que tiene actuar antes de que tenga lugar la pérdida neuronal, que es la que causa la demencia.

Falta de financiación

Por otro lado, existen algunos inconvenientes que frenan estos estudios de prevención del Alzhéimer. Uno de ellos es que a este tipo de estrategias se ofrece solo el 5% de presupuesto que se destina al estudio de las demencias. El porcentaje restante está dirigido a estudios que tienen relación con el diagnóstico, a la búsqueda de las causas, al tratamiento y a la cura; y al acompañamiento y a la atención de la persona enferma. Sin embargo, es cierto que a medida que pasa el tiempo, está empezando a aumentar el presupuesto destinado a las estrategias de prevención del Alzhéimer.

alzheimer prevención

La prevención secundaria del Alzhéimer

Cuando hablamos de la prevención secundaria del Alzhéimer nos estamos refiriendo a tratar la enfermedad antes de que aparezcan los primeros síntomas. Todos los ensayos que han tenido lugar hasta el momento han fracasado en la Fase 3, un hecho muy frustrante que ha acabado con las aspiraciones de muchos científicos de acabar con esta enfermedad. Algunas de las suposiciones a las que han llegado es que este tipo de fracasos ha tenido lugar porque la administración del fármaco ha sido demasiado tardía. Es decir, el hecho de que el cerebro ya cuente con ciertas lesiones provoca que estas sean irreversibles. Teniendo en cuenta lo anterior, solo queda seguir avanzando en las distintas investigaciones para poder alcanzar algún día la meta que ayudaría a vivir más tranquila a gran parte de la sociedad.

Ahora, también hay que tener en cuenta que las investigaciones que están teniendo lugar a día de hoy deben centrarse en la fase preclínica silenciosa de la enfermedad. Esta, tal y como hemos dicho antes, comienza décadas antes de que los síntomas en la persona afectada empiecen a manifestarse. Por ello, la prevención secundaria en el Alzhéimer quiere modificar el progreso de la enfermedad en las personas aparentemente sanas pero, en las que se empiezan a hacer evidentes cambios cerebrales que pueden ser detectados a partir de biomarcadores concretos.

De este modo, la conclusión es bastante clara, y es que hay que empezar a trabajar en etapas previas, es decir, en aquellas en las que las personas no tienen ningún síntoma. Así, se podría frenar el proceso de la neurodegeneración, consiguiendo de este modo acabar con la fase de demencia o retrasar todo lo que sea posible su aparición.

alzheimer prevención

Prevención primaria del Alzhéimer

Si nos centramos en la prevención primaria del Alzhéimer estaríamos hablando de un conjunto de prácticas que podrían reducir las causas que estarían afectando a la aparición de la enfermedad. Así, se ha llegado a algunas conclusiones al ser conscientes de que aquello que beneficia al corazón, también beneficia al cerebro. Es más, se piensa que apostando por una vida saludable se podrían evitar uno de cada tres casos. Hablamos de algunos puntos importantes a tener en cuenta.

Controlar los factores de riesgo cardiovascular

Algunos de estos factores son la hipertensión, el colesterol, el tabaquismo, la obesidad o la diabetes. De este modo, tendríamos que trabajar para alejarnos de este tipo de enfermedades con todo lo que esté en nuestra mano.

Dieta saludable

La dieta saludable afecta a todo nuestro organismo de muchas formas. Por ejemplo, nos hace sentir más enérgicos y evita que aparezcan muchas enfermedades. De esta forma, no olvides incluir en tu dieta frutos secos, aceite de oliva, fruta, pescado o verdura.

Actividad física

La actividad física es esencial a la hora de cuidar y proteger nuestro cuerpo. Bastará con caminar, andar en bici o realizar determinados estiramientos de forma moderada tres veces por semana.

Mente activa

Activar el cerebro es esencial para la prevención del Alzhéimer. Por este motivo, lee, haz crucigramas, apúntate a cursos y aprende nuevas habilidades de manera constante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario