Dolor de cuello ¿por qué se produce y como mejorarlo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El dolor de cuello es uno de los más usuales. Siete de cada diez personas lo sufren alguna vez en su vida, pero para remediarlo, lo primero que se debe hacer es saber cuáles son los músculos afectados y cómo hacerlos más resistentes.

En ocasiones el dolor de cuello aparece porque los músculos se sobrecargan para volver a la curvatura normal de las cervicales. Se acaba con dolor a causa de las contracturas de los músculos que pueden provocar más de un problema.

Causas más comunes del dolor de cuello

Músculos débiles

Con frecuencia, el trapecio y otros músculos del conjunto que forman el cuello, hombros y espalda se debilitan porque no tienen fuerza a causa de no hacer ejercicio. Así, el estrés y las malas posturas provocan dolores más fuertes.

Malas posturas

Cuando una persona aguanta mucho tiempo en una mala postura, especialmente delante del ordenador, la rigidez de los músculos aumenta. Es importante saber que los estiramientos en todas las direcciones y variar la postura cada cierto tiempo favorece a reducir la rigidez.

Inclinar el cuerpo hacia delante

Cuando una persona se encuentra sentada delante del ordenador o cosiendo y su postura es inclinada hacia el frente, seguramente acabará con un fuerte dolor de cuello. Las cervicales no están en su postura natural y los músculos se endurecen.

Causas emocionales

La mayoría de las veces el dolor de cuello aparece por factores emocionales: no expresar los sentimientos, sufrir estrés y ansiedad y tener preocupaciones. Cuando una persona es feliz, su mirada es alta y no encoje los músculos. Por el contrario, si los problemas se agudizan la mirada baja y los hombros se encuentran en tensión.

Alimentación poco saludable

Las sustancias químicas y tomar estimulantes en excesos como el alcohol, la carne, el café y té provocan un aumento lento de la carga de estrés y cambian el nivel de PH. Las reacciones nerviosas son consecuencias de procesos químicos del organismo, lo que provoca la tensión de los músculos de cuello y espalda.

Recomendaciones para aliviar el dolor de cuello

consejos para el dolor de cuello

Dormir en un buen colchón

Un colchón firme ayudará a mantener la cabeza en posición horizontal. Si el colchón no se ha cambiado en mucho tiempo, lo mejor es comprar uno nuevo ya que los resortes no son resistentes y el relleno ha reducido su tamaño.

No dormir con almohadas altas

Se aconseja que las mejores almohadas para evitar el dolor de cuello son las que están rellenas de espuma. Una opción perfecta son las almohadas cervicales ya que ofrecen un apoyo de calidad a la cabeza. Algunos cuellos no necesitan dormir con almohada, es cuestión de probar para saber cuál es el tipo de almohada que más conviene. Aunque generalmente lo mejor es dormir con una almohada que no sea ni muy alta ni muy baja, pero con la anchura suficiente para que al recostarse de lado el hombro no choque y el cuello se mantenga en reposo.

Sentarse en una posición correcta

La columna vertebral tiene huesos que se ubican en la parte baja del cráneo, si no se cuenta con un soporte adecuado, probablemente aparezcan dolores en los hombros y en el cuello.

Coger objetos con cuidado

Para levantar objetos del suelo lo mejor es doblar las rodillas y mantener la espalda recta abriendo las piernas por encima del objeto que se quiere levantar. Para levantarlo, hay que mantenerlo lo más cerca posible del cuerpo.

Hacer ejercicio regularmente

Co seguiras unos músculos más fuertes que te ayudarán a sufrir mebos lesiones y además aliviará tamvita las causas emicionales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario